Anuncios

Claves para construir buenas escenas y hacer tus textos más cautivadores

Las construcción de buenas escenas ayudan a sublimar un texto, a hacerlo más interesante y cautivador. Te lo explicamos enseguida. Pero, antes de nada… una pregunta crucial:  ¿Sabías que tu historia se compone de una sucesión de escenas que se van encadenando entre sí a través de transiciones?

Así es. Toda historia, desde el microrrelato más breve hasta la novela más extensa, se compone de escenas, que a su vez conforman capítulos, y en ese entramado se nos va presentando un entorno, un contexto, unos personajes y una ambientación. Todo eso constituye una especie de tejido, a través del cual  la narración va tomando cuerpo. Por eso, todo escritor habrá de preguntarse tarde o temprano, ¿qué hace que una escena atrape y cautive a nuestro lector? ¿qué hace que una escena sea una buena escena?

Hoy hablamos de eso. Hablamos de buenas escenas.

La buena escena

Diccionario
Definición de escena

Una escena, según la RAE, es un “escenario decorado y ambientado para una representación teatral”. Con esta pequeña definición podemos extraer desde ya algunas conclusiones elementales que nos van dando una idea, bastante precisa, de lo que es una escena.

Digamos que es una pieza de información mínima que sirve para la organización de la información que compone el texto literario. Además, de como nos manejamos con éstas, saldrá en buena medida parte de nuestra personalidad como escritores, como ya te adelantamos en nuestro artículo La Voz del Escritor

Pero, sin más demora, procedamos a destacar algunas de las características más importantes que son claves para que una escena sea buena:

  Visible, plástica, que represente algo.

Visual mix of colours
Escenas coloridas y visuales

Una escena pinta para nosotros un universo en el que, como lectores, nos predisponemos a que la trama nos envuelva. Como en las películas, la escena nos sumerge en un tipo de textura concreta: una época, una sociedad, una atmósfera, una geografía (real o inventada). Sin la escena no tendríamos una serie de datos mínimos sobre los que ir cimentando la composición. Eso se consigue plasmando una cantidad de objetos que nos ayuden a encontrar referencias en las que poder contextualizar los hechos. Es, para entendernos, la materia prima. Lo primero que vemos cuando el telón se abre.

Pero en literatura, a diferencia de en el teatro o el cine, necesitamos el lenguaje para plasmar todos esos datos.  Y en términos de lenguaje, los objetos son sustantivos concretos que nos darán la información necesaria, los  indicios y anclajes.

   Movimiento y acción: que atrape

Escaleta y movimiento en cine
Acción y movimiento en las escenas

Una escena gira en torno a algo. Está destinada a ofrecer un pedazo de información al lector, de forma que a lo largo de muchas escenas encadenadas, éste sea capaz de unir las piezas y llegar a componer el total de lo que el escritor quería contarnos. En cine, esta sucesión de secuencias se llama escaleta. Es como un índice de escenas, un esqueleto que nos permite comprender la estructura. Componer y seleccionar las escenas es clave para lograr un buen resultado. 

Si te interesa aprender guion de cine te dejamos este video que nos habla de conceptos cinematográficos muy ligados al mundo de las escenas. Ya sabeis que el séptimo arte y la literatura son como primos hermanos:

En términos de lenguaje, hablamos de un conjunto de verbos de acción y de repeticiones.

   Decorados y ambientación: que seduzca

Escenas que atrapan y seducen

La escena se concibe desde su nacimiento como un trozo de información útil que debe ayudar a enganchar y atrapar al lector en nuestro relato. Si el arma del crimen fue el candelabro, no armemos demasiado ruido con cortinas que nada aportarán a la historia. No nos detengamos en lo particular de su tapicería ni en la historia de la costurera que las cosió, ni en la última vez que fueron planchadas, salvo si eso tiene algún tipo de sentido para que la narración avance o se comprenda.

Forma y fondo van de la mano. Y el ritmo es clave para que funcione bien el conjunto.

En la ambientación de una historia tienen su encaje los adverbios, adjetivos y nuevamente los sustantivos.

Elementos clave para la construcción de buenas escenas

1. Las escenas deben estar seleccionadas de forma estratégica.

Una mala elección de las mismas dará al traste con la mejor de las narraciones.

2. Buenas transiciones

El cambio entre escenas no debe chirriar ni generar brusquedad o interrupciones.

3. Repetición de objetos

Especialmente interesante es esto en el caso de los indicios o cuando el objeto es parte inherente en el sentido de la historia. Nada produce más magia que entender la razón de ser de un objeto que hemos ido viendo aparecer en cada escena sin entender su significado, y que todo cobre sentido al concluir la narración.

4. Los verbos de acción

Son el elemento esencial que proporciona ritmo y permite a tu historia avanzar

5. La dosis justa de información

Repite piezas básicas de información añadiendo nuevos datos que permitan que tu audiencia vaya atando cabos. El suspense y la intriga van ligados a la dosificación de la información y esta al éxito de una historia

6. Alterna recursos diferentes

Diálogos, actuaciones, monólogos, elipsis. Cuantos más recursos emplees, más rico será el fruto de tu trabajo.

Si te interesa enriquecer tus textos, te recomendamos que leas nuestra sección de Consejos de Maestros de La Literatura

Después de todos estos consejos, estamos seguros de que tu construcción de escenas será magistral.

¿Te atreves? Nos encanta leerte. Mándanos tus mejores escenas a macafedriani@unahabitacionpropia.blog

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: